El Yin Yoga va ocupando territorio

 

La práctica de Yin Yoga va ocupando territorio. La necesidad de silencio y pausa es evidente.

Respirar. Dejar que los pensamientos pasen.

Desconectar. Entrar en un espacio de vacío.

Y volver a conectar… renovados.

 

Si estas palabras te resultan desprovistas de contenido, es porque no han probado el yin yoga. ¿Vente!

Imparto clases regulares de yin en Yoga & Yoga Barcelona, martes a las 20.00, los miércoles a las 20.30 en el Centre Cívic El Sortidor de Poble Sec y en Sabadell en Escola de Ioga la porta verda ya están en marcha los talleres regulares para que al menos una vez al mes puedas ocuparte de no ocuparte de nada.

taller viernes 17 de febrero en Sabadell

Yoga & Yoga Barcelona

Centre Cívic El Sortidor Poble Sec

Como toda práctica de yoga su efecto lo experimentamos en el cuerpo físico, mente, emociones y a mí me gusta decir que su onda expansiva llega a nuestra alma.

Desde una explicación más técnica o intelectual os copio párrafos de una entrada en mi blog anterior cuando empezaba a descubrir el yin de la mano de Mariona Royo y Joana Sánchez.

“Las tensiones y restricciones en este tejido provocan molestias y dolores. Cuando hay una limitación en el movimiento podemos estar ante una incapacidad de deslizamiento de la fascia. Una afectación en este tejido influirá al tránsito circulatorio dado que también recubre los vasos venosos, arteriales, linfáticos, nervios… les guía la trayectoria. Donde duele no tiene porqué ser el origen del desequilibrio.

En el tejido conectivo la proteína más abundante es el colágeno, además de elastina, reticulina, y muchas otras, también encontramos una sustancia acuosa producto de la unión de proteínas y carbohidratos llamada fibroblastos. El agua ayuda a distribuir los nutrientes, a limpiar y a evacuar deshechos por tanto la inmovilidad y la tensión en una zona provocará menor hidratación y en consecuencia rigidez y dificultad para liberarse de las toxinas.

Es un tejido plástico, se adapta, cambia la forma según la necesidad pero tiene poca elasticidad por lo que no recupera inmediatamente la posición inicial. Por este motivo mantenemos las posturas entre 3-5 minutos o más, y salimos de ellas con mucha suavidad. A tener en cuenta que durante el día estamos mucho tiempo en posturas poco beneficiosas, éstas también van modificando nuestra estructura.

En estudios sobre la fibromialgia se ha visto como el tejido conectivo en las personas que la padecen, está tenso permanentemente por lo que se perderá movimiento, se endurecerán los tejidos y se verán afectadas sus funciones.

Imagen de las fibras de las fascias sin tensión. Organizadas en ondas.

fascia sin tensión

tejido fascial sin tensión

Imagen de las fibras de las fascias con tensión. Organizadas longitudinalmente. Ya sabemos que tendrán más rigidez.

fascia tensa

imagen de tejido fascial tenso

Pienso en el paso de los años, el envejecimiento. Incluso sin tener una lesión nos vamos encogiendo poco a poco.

Veo al Yin Yoga como una manera de reequilibrar la acumulación de tensiones diarias sin esfuerzo, aunque con intensidad. Me gusta hacer una práctica donde sólo se me pide soltar. Buscar la comodidad, aunque para ello tenga que utilizar tres mantas y dejar actuar la gravedad. Hay días que la mente está saltarina, va de un sitio a otro y cuesta estar en quietud. Esos días más que otros nos enfocamos en la respiración y en dejar estar… Al acabar la clase han pasado muchas cosas, como siempre que practicamos Yoga y te llevas tu lección, tu premio, tu pregunta.”