Sentimiento, energía y respiración

La respiración consciente como herramienta para el crecimiento y la transformación.

¿Cuántas veces en el día de hoy has sido consciente del movimiento que crea en tu cuerpo la inspiración? ¿Y la exhalación?

Nuestra manera de respirar refleja nuestra manera de vivir.

Exhalar de manera parcial puede reflejar una desconfianza en la vida, una creencia de que nada es suficiente y de que hay que controlar los acontecimientos. Si por el contrario lo que hago es empujar la exhalación puede que de manera inconsciente viva la idea de que “lo que me llena” es malo y debe expulsarse.

Si bloqueo la exhalación es difícil que pueda surgir una inspiración plena. En algunos tipos de asma la sensación de ahogo y no poder respirar viene precisamente porque al no poder expirar no se produce el vacío suficiente para la entrada de aire, para que surja la inspiración.

pulmones .jpeg

Fotografía de parte del Hotel Vela Barcelona y el cielo. Yo veo unos pulmones 🙂

  • Nacimiento, nuestra primera respiración.

El cordón umbilical bombea oxígeno durante el parto y hasta unos minutos después del nacimiento. Está diseñado para dar tiempo al recién nacido a descubrir y poner en funcionamiento la respiración pulmonar no obstante se suele cortar prematuramente. Aprender a respirar puede haber sido para muchos de nosotros un acontecimiento traumático, donde se establece una profunda conexión celular entre estrés y respiración.

Así la primera estrategia al nacer puede ser la de suprimir la respiración con una contracción energética para alejarse de cualquier acontecimiento desagradable. Inicia nuestro camino de creación de patrones limitantes.

  • Conexión entre sentimiento, energía y respuesta.

Cuando la energía fluye de una a otra célula, el cuerpo está bien nutrido y la mente clara e inspirada. Esa energía se irradia, como el amor, hacia fuera y la persona entra en íntima conexión con su entorno.

A este movimiento energético perfecto podemos llamarle salud o bienestar continuo.

A medida que crecemos desarrollamos patrones energéticos tensos y contraídos que impiden ese movimiento fluido y sano.

Los sentimientos están formados por material energético que se desplazan por el cuerpo, la mente, el alma y el medio en el que nos movemos, como un líquido. Este material, este fluido, nos equilibra, nos permite afrontar la vida, dar respuesta sana a lo que ocurre. Ese sentir se transforma en acción, comunicación, expresión emocional y resoluciones para el futuro.

“Sentir es la condición indispensable para estar plenamente vivo” Michael Sky

Cuando algo amenaza nuestro bienestar generamos la energía precisa para afrontar ese desafío, es decir, sentimos miedo. Ese miedo es justo el movimiento energético que precisamos para resolver la amenaza. Nuestra respuesta será lucha, evasión, crisis de crecimiento…

Otro ejemplo; si lo que sentimos es pérdida, sea de una persona, un lugar, un proyecto… el movimiento necesario para curar esa herida es el que genera la tristeza.

Así el miedo o la tristeza son respuestas curativas. Todas las emociones y los sentimientos actúan como equilibradores energéticos; por ello es importante que sepamos distinguirlos y reconocerlos. Si nuestro mecanismo es el de oponer resistencia a sentirlos no generaremos ese movimiento energético curativo. Crearemos respuestas confusas, inapropiadas, microtraumas congelados, cicatrices de energía, las llama Michael Sky en su libro Respirando.

“Todo sentimiento es un campo energético. Una sensación placentera es energía que nos nutre. La irritación es un sentimiento que puede destruirnos. A la luz de la consciencia, la energía de la irritación puede ser transformada en un nutriente.” Thick Naht Hanh

fuego-en-los-nubarrones

fuego y nubarrones, nubarrones y fuego

El aire que respiramos está lleno de energía vital, de prana, cuanto más ingiero más posibilidad de transformación física y mental.

«… la primera y más automática de las reacciones humanas para controlar los sentimientos consiste en endurecer el cuerpo y contener la respiración» Michael Sky

Y es un mecanismo efectivo, si los sentimientos nos desbordan y estos viajan libremente por la corriente de energía ¿Cómo pararlos? Freno la respiración y así dejo de sentir.

Si el volumen de la energía baja, también lo hace la percepción de los sentimientos.

¿No sentir dolor es lo mismo que resolver el dolor?

Los sentimientos que causaron el dolor quedan no resueltos en forma de energía contraída, limitándonos y definiendo nuestras percepciones. Una marca en nuestra estructura emocional.

La respiración consciente, profunda y completa nos pone en contacto con sentimientos no resueltos. La energía fluye con más intensidad y empezamos a percibir nuestros patrones de energía retenida.

El poder de autocuración a través de la respiración sea en la práctica de yoga, en las sesiones de terapia, en nuestra cotidianidad, nos sana.

siguerespirando-amapolas

Sergi Regàs, gracias por las fotografías!

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other