Experiméntalo en el cuerpo

A terapia nos llegan algunas personas que han centrado su manera de explicar el mundo en la razón. Parece que todo gira alrededor de pensar, no decimos que esté ni bien, ni mal, sólo es parcial y por tanto limitado. Las personas somos mucho más que el mundo racional y esto ya lo sabe el cliente cuando llega a la primera sesión, es decir, se ha dado cuenta de que su parte cognitiva no le basta para vivir en bienestar, para tener relaciones satisfactorias o para tener la vida que desea y a la que está intentando acceder.

Esta persona al usar sólo una parte de ella parece que no camina con fluidez por la vida. Una de las propuestas que solemos hacer es acompañar a percibir cómo ese pensamiento o sentimiento tiene una sensación en el cuerpo y a su vez una ubicación, un tamaño, una forma y unas cualidades específicas.

A veces la propuesta se cuestiona ¿Para qué me va a servir? Puede que aparezca incomodidad o incluso la idea de que si conecto con el cuerpo me voy a desbordar, quizás un día una determinada emoción fue demasiado … y ya esto nos va dando información.

Entender el mundo desde la razón aportó cierta tranquilidad al sistema nervioso y sirvió para calmar en aquel momento. En cambio, en el presente la vía de comunicación con el cuerpo queda interrumpida, y esto puede estar limitando la capacidad de decidir.

Y cuándo la persona puede localizar en el cuerpo las sensaciones ¿Cómo nos comunica lo que le ocurre? Es entonces que nos damos cuenta que tenemos un vocabulario limitado para describirla. Oímos: bueno bien, bueno mal o así así haciendo un gesto con la mano.

Vayamos más allá. Si no he registrado cómo es en mí la sensación de comodidad ¿Cómo voy a reconocerla y describirla?

Tenemos una tarea, mantener una vía de comunicación entre cuerpo y mente y también entre mi mundo interno y el externo ya que sin contacto humano no podemos sanar, ni evolucionar.

Te invitamos a estar en la experiencia de sentir una sensación, emoción o un pensamiento en el cuerpo, sin dejarte arrastrar por ella, pudiendo describirla y estableciendo poco a poco un contacto más profundo y genuino contigo. Manteniéndote abierto a auto observarte y conocerte mejor.

Experiméntalo en el cuerpo ¿Dónde lo sientes?

Amplía la manera de describirla. ¿Cómo la percibes?

Pesada, Caliente, Agitada, Vacía

Incómoda, Se expande, Apretada, Flota

Ligera, Hueca, Nerviosa, Burbujeante

Amplia, Cálida, Agarrotada, Bloqueada,

Sigue escribiendo…

Puedes pedirnos cita por mail o WhatsApp

Anna 678910820 anna@tulibertadinterior.com

Sergi 650761774 sergi@tulibertadinterior.com