YIN YOGA

La práctica de Yin Yoga  invita a soltar tensiones, liberar el cuerpo, la respiración y aquietar la mente.


La secuencia de posturas, en su mayoría, se realizan en la esterilla, sentados o tumbados, las mantenemos entre 3 y 5 minutos sin acción muscular para enfocar el trabajo en el tejido conectivo, llamado también fascia.

El ritmo entre asana y asana es lento, sin esfuerzo aunque la práctica puede ser intensa por su profundidad a nivel físico y energético.

Se abre un espacio a la entrega, a permitirnos una pausa, a desconectar y dar la posibilidad de crear nuevas conexiones.

¿Qué es la fascia?

Es el tejido que lo envuelve todo; huesos, vasos sanguíneos, músculos, ligamentos, tendones, vísceras… Compacta y protege todas las estructuras. Nos sostiene y determina nuestra forma corporal.

Toda ella es un tejido interminable por el cual circulan los canales energéticos de nuestro cuerpo, los meridianos.

La rigidez y la tensión en este tejido limita la movilidad. Decimos que la práctica yin es antienvejecimiento justamente porque ayuda a mantener el rango de movimiento en las articulaciones, las curvas naturales de la columna y aumenta la flexibilidad del cuerpo.

¿Qué son los meridianos?

Según la Medicina Tradicional China el Qi / Chi / Prana / Energía Vital circula por ellos conectando estructuras y tejidos. Se comunican directamente con órganos (Zang) y vísceras (Fu). Del equilibrio energético en estos canales depende nuestra salud.

El Yin Yoga facilita la actitud meditativa, posibilita la escucha interna, la intuición, la observación, no hay nada más que hacer que estar en quietud, ser, con lo que hay en ese momento armonizando el físico, la psique, las emociones. Los alumnos suelen salir de la práctica con la sensación de “reset”, serenos  y revitalizados.

Acompaño las asanas con ejercicios de conciencia respiratoria, pranayama y/o breves visualizaciones.

Algunas personas se acercan al yin yoga buscando una disciplina meditativa, otros para compensar su  práctica yang donde se promueve la acción y fuerza muscular. Después de leer lo expuesto te digo, ven a clase, sin teoría, sin expectativa, experimenta la quietud. El concepto “principiantes” pierde sentido en el yin, da igual si nunca has practicado Yoga.

 


> Talleres