REPROCESAMIENTO DEL TRAUMA

¿Qué entendemos por trauma? Pierre Janet (1894, 1919), visionario del trauma, lo definió como “el resultado de la exposición a un acontecimiento estresante inevitable que sobrepasa los mecanismos de afrontamiento de la persona”.

Aunque la primera idea que nos viene a la cabeza cuando hablamos de trauma va asociada a eventos de grandes catástrofes como guerras, tsunamis o terremotos, hay situaciones cotidianas de nuestro día a día en las que también lo podemos experimentar. Si un incidente amenaza nuestra vida o integridad corporal, incluso si sólo es percibida como tal, entonces estamos delante de un evento traumático. Una muerte inesperada, acoso, bullying, un accidente de tráfico, maltrato, ser testigo de actos de violencia hacia otros, cualquiera de estas y otras situaciones similares pueden causar síntomas recurrentes y profundos. Tenemos la opinión de que el tiempo lo cura todo y no es así, si estos problemas no se atienden, precisamente pueden empeorar con el paso del tiempo.

La importancia o el grado del trauma no determinan el alcance del perjuicio y las secuelas que puede producir. Depende de cada persona, de cómo ha creado su identidad a lo largo de su vida, de su sistema de creencias, su entorno afectivo, del momento en que se haya producido el trauma y de si hay reiteración posterior. Un denominador común del trauma es un efecto de miedo, de angustia desbordante, indefensión, pérdida de control y de sentirse bajo amenaza. Los acontecimientos traumáticos fragmentan los sistemas de protección normales que proporcionan a las personas una sensación de control, de conexión y de significado. El sistema nervioso puede verse afectado desarrollando trastornos de ansiedad, estrés, fobias, dificultades en el aprendizaje y problemas para relacionarnos con los demás.

Algunas personas traumatizadas no son conscientes de ello, el trauma original bloquea una parte de ellas y niegan su importancia, el impacto y los efectos que les causa. Es un hecho innegable que un evento traumático puede cambiar por completo la visión que tiene la persona de ella misma y del mundo. En palabras de Bessel van der Kolk, el trauma por definición es insoportable e intolerable.

En el reprocesamiento abordamos la historia de trauma de la persona, así como la historia de resiliencia para que pueda encontrar sus propios recursos de superación. Se procesan las escenas y eventos traumáticos no solo vividos sino también imaginados, no solo traumatiza lo vivido en primera persona, sino también lo escuchado, vivenciado en tercera persona o bien imaginado. La idea es poder crear un espacio seguro, y mediante la terapia, reprocesar e integrar su experiencia traumática.

Para concertar una cita clica aquí o contáctanos directamente

Anna 678910820 – Sergi 650761774